¿Cómo Manejar La Frustración Y No Morir En el Intento?

Hola ¿cómo han estado? Éste mes se me hizo un poco complicado darme el tiempo para escribir y creo que tiene que ver también porque éstas últimas semanas me he sentido súper frustrada (recalco el súper) respecto a algunas cosas que pasaban en mi vida. Y me di cuenta que cuando me siento así, lo único que quiero es salir corriendo. #alguienmasdijoyo

Y sí, salir corriendo es es lo que iba a hacer, hasta que me di cuenta que por más rápido que corriera, la frustración correría a mi lado. Además de ese momento de revelación, tenía la voz de mi mejor amiga recordándome que ya soy adulta y que tengo que asumir mis responsabilidades #mepinchoelglobo

Pero lo más lindo es que luego de escucharla – y agradecerle que me bajara a la tierra- asumí mi responsabilidad; pero no sobre la situación, sino sobre mis emociones.

HAY QUE SER RESPONSABLES POR NUESTRAS EMOCIONES

¿Qué quiere decir esto? Cada emoción que nos visita tiene un mensaje y si no las escuchamos y habitamos, nos perdemos de lo que realmente nos importa y es ahí cuando entramos en éste remolino de confusión, de no saber qué es lo que realmente nos pasa y tendemos a culpar a la situación o a otros de lo que sentimos.

Así que asumí mi responsabilidad y decidí escuchar el mensaje de mi frustración y habitarla; y debo decir que no fue nada fácil, sin embargo, fui descubriendo lo que realmente me importaba.

Fue entonces cuando me di cuenta que la solución a mi frustración dependía mucho más de mí que de lo que pasaba allá afuera. Y créame, que aunque suene cliché, lo que resistes… persiste.

No calculan lo reconfortante que es ponerle nombre a lo que nos pasa y descubrir realmente lo que nos importa, pero ¡Ojo!, desde el lugar de asumir nuestra responsabilidad, porque es desde ese lugar, que podemos tomar acción para salir de donde estamos. (Nadie más lo va a hacer por nosotros)

Yo relaciono el asumir responsabilidad, con salir de la zona de confort, porque es muy fácil y cómodo quejarnos de las situaciones, de las personas y de todo lo que está “fuera” de nosotros, pero cuando asumimos nuestra responsabilidad ya no hay marcha atrás; dejamos de ser pasivos para tomar el protagonismo en nuestras vidas.

Así que los invito a escucharse, a habitar sus emociones, a ser los protagonistas de sus vidas y salir de la zona de confort. Hay un mundo de maravillosas posibilidades cuando realmente asumimos que somos responsables de nuestras emociones y que depende de nosotros vivir una vida más plena y feliz.

¡Feliz Domingo!

V.

Si te interesa saber más sobre el coaching ontológico, contáctame para que agendemos una sesión.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s