Un Cuento Sufí (Sabiduría Del Alma)

¡Hola! Quería compartir con ustedes un cuento Sufí que me llegó a través de una de esas personas especiales que te regala la vida (Gracias Ani ).

Me parece una metáfora hermosa que nos invita a reflexionar respecto a cuánto nos cargamos al no soltar…

“LA BOLSA DE PAPAS”

Un maestro, le pide a sus alumnos, que ese día lleven a clases una bolsa de plástico y patatas. Tantas patatas, como problemas no resueltos tengan con la gente (amigos, familia, conocidos, todos)

Una vez en el aula, les hace escribir el nombre de la persona con quien tienen el problema,( o tuvieron, pero sigue sin resolver en sus mentes), en cada patata. Luego, todas las patatas van a la bolsa de plástico, y de ahí a la mochila. ¡Algunos cargaban con bolsas realmente grandes!

La premisa marcada por el maestro, era “cargar” la mochila todo el día, a todas horas, y todos los días sin excepción, durante el tiempo que necesitaran para concluir esos problemas.

Con el paso de los días, el calor, la bolsa cerrada … las patatas comenzaron a deteriorarse, a pudrirse y oler mal. El peso de cargarlas a diario, de no olvidarlas en ningún momento, hacía que tuvieran que poner toda su atención en la mochila y dejaran de lado asuntos mucho más importantes, dejaran de ver las cosas bonitas que la vida les deparaba cada día.

Finalmente el maestro reunió otra vez a sus alumnos, con sus mochilas y sus bolsas de patatas podridas. El aula olía realmente mal. Las caras de los alumnos no eran buenas, ninguno tenía ganas de sonreír, estaban muy ocupados tapándose la nariz para no respirar el tufillo que emanaba de sus espaldas.

El maestro, les hizo las siguientes preguntas:

– ¿Ha sido duro?
– A que huele realmente mal. ¿No es insoportable el olor?
– ¿Ha resultado pesado cargar la mochila a todas horas?

Bien, pues eso es lo que hacemos a diario, cuando no perdonamos, cuando nos llenamos de resentimiento. Cada patata es un perdón NO concedido, un sentimiento de venganza que cargamos a nuestras espaldas, a diario.

Te has puesto a pensar ¿En cuáles relaciones sientes que cargas con una mochila que ya empieza a oler?, ¿Qué ganas cargando el resentimiento allí donde vas? o ¿Qué precio pagas a diario por no haber perdonado?

Si quieres aligerar esa mochila que llevas a tus espaldas y no sabes ¿cómo? te acompaño a descubrirlo juntos a través de sesiones de coaching. Te invito a que me escribas y agendes una sesión.

¡Feliz inicio de mes!

V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s