Cuando Conectas Con Tu Grandeza

Hoy escribo este post conectada con la gratitud, el asombro y la grandeza.

Agradezco profundamente a la vida, por poner en mi camino a grandes maestros. Y en esta oportunidad, quiero mencionar a uno de ellos: mis coachees, a quienes quiero agradecer con todo mi corazón por permitirme acompañarlos en sus aprendizajes, en sus darse cuenta, porque finalmente son ellos mi fuente de inspiración y conexión del amor por lo que hago.

Hoy, luego de tener dos sesiones de coaching, me quedé reflexionando en la importancia del reconocer nuestra suficiencia y nuestra grandeza desde lo más profundo de nuestra alma. Porque cuando hablo de grandeza no hablo desde el ego, sino del ser perfecto que somos…

Aquí comparto con ustedes mis reflexiones:

Si cada uno de nosotros se conectara con su grandeza y suficiencia, no habría violencia, porque ya no habría la necesidad de venganza, no habría un sentimiento de querer castigar al otro por algo que no nos parece o por algo que “nos hicieron”, porque ya no entraríamos en el papel de víctima. Nos daríamos cuenta de que somos responsables y protagonistas de nuestra vida, y desde ese lugar, no hay espacio para “culpar al otro” de lo que nos pasa.

Si cada uno se conectara con su grandeza y suficiencia, seríamos más solidarios los unos con los otros porque ya no habría miedo a que el otro sepa más que yo, o sea mejor que yo, porque nos sabríamos suficientes y nos conectaríamos con la humildad de saber que somos aprendices de paso en esta vida y que cada uno tiene algo que aportar a este mundo.

Si cada uno se conectara con su grandeza y suficiencia, no existiría la envidia, porque seríamos consientes de nuestra propia belleza, de nuestros dones, de nuestras únicas y particulares cualidades.

Si cada uno se conectara con su grandeza y suficiencia, no habría egoísmo, porque ya no nos conectaríamos desde la escasez, sino desde el saber que la unión hace la fuerza y al estar bien uno podemos estar bien todos.

Si cada uno se conectara con su grandeza y suficiencia, seríamos más compasivos, más tolerantes, más amables los unos con los otros. Generaríamos un espacio para que el otro aparezca, con sus luces y sus sombras, reconociendo los dones de nuestra propia imperfección.

Si cada uno se conectara con su grandeza y suficiencia cambiaríamos el mundo.

Así que mi invitación es a que nos conectemos con nuestro SER grande y suficiente y que acompañemos a otros a conectarse también con ese lugar…y así, poquito a poco, el mundo empezará a cambiar.

V.G.

Si te gustó este post te invito a que lo compartas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s